Aikido en Karuna

Siempre que me muevo, eso es Akidido.

O-Sensei Morihei Ueshroa

Desde un examen más cercano, los practicantes encontraran en el Aikido lo que están buscando, si es aplicable como técnicas de defensa personal, crecimiento espiritual, salud física o paz mental. O-Sensei enfatizaba en el aspecto moral y espiritual de este arte, poniendo gran peso en el desarrollo de la armonía y la paz.

La vía de la armonía espiritual es una de las maneras de traducir Aikido al castellano. Esto es aún válido para el Aikido actual, no obstante los diferentes estilos enfatizan el aspecto espiritual en mayor o menor medida. La idea de una disciplina marcial que se esfuerza por la paz y la armonía pueda parecer paradójica, es el más importante principio de este arte.

Los movimientos del Aikido son de naturaleza circular, no hay necesidad de entrar en conflicto con la fuerza del oponente. Al acompañar el ataque mediante dichos movimientos, es posible tomar control de la fuerza que emplea el atacante y redirigirlo de forma segura y efectiva.

El Aikido se basa en la no resistencia de la fuerza, ser capaz de sentir la dirección de la fuerza y cambiarla inmediatamente sin necesidad de pensar.

Esta forma de no resistencia se puede aplicar a la vida y sus situaciones de forma que la persona esta siempre en armonía con la fuerza que venga sea cual sea.

Nosotros seguimos la línea de Endo Sensei, en esta línea buscamos mucho sentir la fuerza del oponente y ser capaz de cambiarla, usamos esto como la base de las técnicas ya que esto transmite la esencia del Aikido.